Ley de Medios y Nuestra Lucha por el Reconocimiento

Escrito por el 23 septiembre, 2014

En este Panel, que se realizó en el marco del 11vo Encuentro de la Comunicación Comunitaria, Alternativa y Popular, organizado por la Red Nacional de Medios Alternativos, se pudo escuchar el trabajo efectuado desde la RNMA durante el debate de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, los pedidos puntuales y los reclamos sobre su actual aplicación. También se recorrieron los casos de interferencia sufridos por nuestros medios, con las experiencias de Buenos Aires, Mendoza y Córdoba.

AUDIO descargar

 

“Tenemos la legitimidad, queremos el reconocimiento y la legalidad”, fue una de las frases que más se escuchó en el Panel que cerró la primera jornada del Encuentro.
Antonella Álvarez de FM LA Caterva de Buenos Aires hizo un recorrido completo de la lucha que llevó adelante la RNMA durante el debate y tratamiento de la LSCA, y cuáles fueron desde un primer momento los reclamos realizados para nuestro sector: “nuestra búsqueda fue muy anterior a esta situación coyuntural política de enfrentamiento entre un grupo mediático como es el Grupo Clarín y el gobierno de turno, el kirchnerismo, que posibilitó que se fogonee desde los espacios de gestión logrando instalar en la sociedad como que eran los que habían propiciado la democratización de las voces y los discursos, cuando nosotros y nosotras veníamos planteando muchas de esas cosas antes de 2009”.

En este sentido, Antonella remarcó que ya en 2008 la RNMA pedía conocer el anteproyecto que se iba a presentar para poder tener tiempo de debatirlo, discutirlo y aportar desde su visión a lo que se consideraba iba a ser una construcción colectiva: “creíamos que teníamos que estar ahí participando y aportando nuestra visión particular, porque estábamos seguros de que muchos de los puntos del anteproyecto no iban a estar de acuerdo con lo que nosotros y nosotras pensábamos. Pedimos que se derogue el decreto 527/05, que extendía por diez años el plazo de vigencia de las licencias, y ahí no estaba solamente el Grupo Clarín, sino también Canal 9, América, el Grupo Vila-Manzano, una infinidad de grupos mediáticos que tenían la posibilidad de renovar sus licencias durante dos años más. Eso fue en 2005 cuando todavía el kirchnerismo y el Grupo Clarín estaban en una buena relación, que luego se rompe con la resolución 125 que ponía retenciones al campo, en la que el Grupo Clarín salió a bancar a ese sector”.

En este punto, Antonella enumeró los distintos pedidos y reclamos efectuados desde la RNMA, como la especificación, dentro de los sin fines de lucro, de los medios comunitarios: “entendemos que nuestras formas de organización, nuestro papel como comunicadores en los territorios, nuestras posibilidades económicas, son muy distintas a las de por ejemplo la Fundación Ronald McDonalds o las iglesias, que tienen otros objetivos y otras posibilidades. La letra de la ley es muy progresiva, habla de democratizar, entre otras cosas, entonces si la ley reconocía eso nosotros entendíamos que había que especificar dentro de los medios sin fines de lucro a los medios comunitarios, y que dentro de ese 33%, la mitad sea destinada a medios comunitarios”.

“Otra de las cosas que se pedía –continuó Antonella– era que las licencias de medios comunitarios no tengan vencimiento por el rol que tienen en los territorios. Una licencia está en un territorio y puede venir a los cinco años otro y usufructuarla de otra manera distinta, entonces lo que se pedía era que no caduquen, sino que sean auditadas cada dos años para lograr la continuidad de los proyectos comunicacionales. Otra cosa que se pedía era que cada grupo pudiera tener no diez licencias como máximo, sino menos, que pueda tener cuatro”.

 

365D

Antonella explicó que una vez aprobada la ley quedó en evidencia la gran diferencia entre lo que dice la letra de la norma, y lo que fue y es su posterior aplicación: “si tenemos que mirar para atrás de estas cosas que fui enumerando ninguna se ha materializado, sí ganamos en organización del sector de medios comunitarios, a tal punto que cuando se instaló con fuerza el 7D, que era el día que se suponía que Clarín iba a desinvertir, nosotros salimos con una campaña que se llamó 365D, haciendo alusión a que todos los días eran días de democratización de los discursos y las voces, y en esa campaña no estábamos solamente la Red de Medios, también había medios de AMARC, estaba La Tribu, Radio Sur, FM de la Calle, el Espacio Abierto de Televisoras, apoyaban distintas agrupaciones populares que adherían. N nuestra apuesta fue romper la dicotomía Clarín versus Gobierno y logramos correr es dicotomía. De ese espacio nace lo que ahora no tiene un nombre definido, pero es el espacio por el reconocimiento de los medios comunitarios, alternativos y populares, en el que participan más o menos los mismos actores que participamos del 365D, y que nos unimos para lograr el reconocimiento de nuestros medios, un reconocimiento estatal, basándonos en la autorización que le dieron el año pasado a Barricada TV. Tuvimos reuniones en la AFSCA, porque si algo hay que reconocerle a este organismo es que te dan montones de reuniones pero no resuelve absolutamente nada, entendemos que es falta decisión política de reconocer a nuestros medios. Nos pidieron que redactemos nosotros un proyecto de reconocimiento fundamentado, que se pueda enmarcar en la ley”.

Aunque destacando que se trata de una tarea que debería realizar el propio organismo, Antonella Álvarez contó que abogadas compañeras de la RNMA, del CEPPAS, armaron un proyecto de reconocimiento, que fue presentado a fines de 2013: “es el día de hoy, agosto de 2014, que AFSCA, más que darnos reuniones para mandarnos a corregir el proyecto varias veces sin tener que cambiar nada sustancia, no ha dado mayores respuestas”, agregó.

 

Plan Técnico

Uno de los puntos más importantes que la AFSCA aún tiene pendiente es la realización de un Plan Técnico que permita saber con exactitud qué hay en el espectro, cómo se divide, y cómo se logran efectiviza la reserva del 33% para los sin fines de lucro: “ellos nos están sacando la posibilidad de ser legales, ya somos legítimos porque hay muchos años de construcción de nuestros medios que preceden incluso a esta ley, entonces lo que ya es legítimo queremos que sea legal y ellos lo imposibilitan no cumpliendo con lo que la ley que ellos mismos armaron dice”, explicó Antonella.

 

Interferencias y legalidad

Tras aclarar que el conflicto judicial, que llegó incluso a la Corte Suprema, respecto a la aplicación y constitucionalidad de la ley estaba sólo referido a cuatro artículos de la norma, relacionados directamente con la desinversión del Grupo Clarín, Antonella explicó que se podría haber avanzado con la aplicación del resto del articulado de la ley, algo que claramente no se hizo: “esto tiene consecuencias importantes en nuestros medios en situaciones de interferencias, porque si a cualquiera de nuestros medios comunitarios, alternativos y populares nos interfieren y una va hasta la AFSCA a quejarse, el organismo nos dice que somos ilegales y que no puede intervenir, pero uno les aclara que es ilegal porque ellos no aplican la ley, entonces es un ida y vuelta que no se resolverá hasta que ellos no apliquen la ley”.

En este punto, Álvarez detalló la situación de FM La Caterva: “estuvimos interferidos casi diez meses, logramos resolverlo desde nuestra visión presionando en la calle, con acción directa, haciendo una radio abierta, una toma pacífica del edificio. Esta fue la única forma con la que logramos que la AFSCA encuentre el vericueto para interceder y obligar a la radio que nos interfería a volver a su frecuencia. Lo que se pone en juego en estas situaciones es el poderío. El que tiene mayor poder económico es el que tiene mayor capacidad de ejercer su derecho a la comunicación, porque eso es lo que termina pasando porque la otra radio tenía un transmisor de treinta kilos, una gran antena, y nosotros teníamos un transmisor de medio kilo y una antena más bajita entonces no podíamos seguir transmitiendo y la AFSCA no podía intervenir porque éramos ilegales”.

De este panel participó Victoria Seca de Giramundo TV, de Mendoza, quien relató lo sucedido en su colectivo: “nos censamos como pedía la ley, cumplimos con una resolución de la AFIP que también pedía la ley, allá por el año 2010. Nosotros hemos sufrido varias interferencias a lo largo de nuestra historia. Estuvimos un par de años en Canal 13, nos interfirió dos veces el mismo empresario que era tanta la potencia que tenía que nosotros prendíamos el transmisor y el televisor que estaba a un metro del transmisor y veíamos el canal del empresario y no nos veíamos a nosotros. Nos estaba pisando literalmente y sentíamos ese pisotón sobre nuestras cabezas, sobre nuestro proyecto que apunta a trabajar la comunicación comunitaria, alternativa y popular desde un territorio, con lo que implica también hacer televisión. Y cuando reclamamos por lo que sucedía nos decían lo mismo, que somos ilegales. Finalmente nos tuvimos que cambiar de frecuencia que fue algo que nos dijo la AFSCA, aunque con el tiempo no lo reconoció porque cambió de gestión y era como si no hubiéramos avanzado en nada, a pesar de que teníamos una nota diciendo que habíamos ingresado al banco de frecuencias”.

El año pasado, la AFSCA comenzó a auditar a televisoras de baja potencia para dar reconocimiento, como el que recibió Barricada TV: “pero las auditorías se hacían sin distinguir si pertenecías al sector sin fines de lucro o comunitario o si pertenecías al sector comercial”, explicó Victoria. “Cumplimos con todo, teníamos todos los papeles al día –continuó– pensábamos que nos iban a dar el reconocimiento, algo por lo que habíamos luchado tanto. Hacíamos movidas en Mendoza, sabemos que sin el acompañamiento de los compañeros y compañeras a lo largo de todo el país,  que tomaron como propia esta lucha, no hubiera sido posible. Y pensábamos que se estaba concretando la posibilidad de la legalidad para algunos de nuestros medios, sabiendo que faltan muchos, pero el 9 de noviembre nos hicieron la auditoría, en diciembre fuimos al AFSCA y nos decían que ya salía, y desde enero hasta abril que interceptamos a Martín Sabbatellaque había viajado a Mendoza a inaugurar la televisión pública de la provincia, no tuvimos ningún tipo de respuesta. Entonces es como que sí, te abro la puerta, llamame, soy muy copado, sentate en mi oficina, soy como tu amigo siendo funcionario, pero sin embargo no logran resolver ni avanzar”.

Victoria Seca explicó que desde Giramundo TV quieren concursar y tener una licencia, pero que desde la AFSCA sólo dan permisos precarios, sin mayores avances: “hasta hoy hemos tenido diferentes reuniones y no se ha avanzado porque hay una falta de voluntad para resolver una situación muy clara. En este camino a la legalidad, estamos cumpliendo con todos los pasos que nos imponen, pero falta un montón porque dentro de la lógica de funcionamiento no estamos acostumbrados a todo lo que nos pide en materia legal la AFSCA, pero igual lo estamos haciendo, estamos trabajando para eso y sin embargo desde el organismo no se nos da el reconocimiento”, agregó.

Victoria destacó que sin todos los procesos de movilización y todo el trabajo colectivo realizado no se hubiera llegado a esta situación, pero aclaró que igual es necesario seguir trabajando, articulando con otros medios, otras redes para avanzar en un proceso que incluya a todos los medios comunitarios: “nosotros ya tenemos la legitimidad en nuestro territorio, nosotros somos un medio que construimos desde el territorio y que trabajamos desde ahí, pero hoy queremos la legalidad para seguir trabajando desde ahí más tranquilos y tranquilas y eso no está sucediendo. A esto se le suma que muchas veces nos preguntamos qué significa la F (de Federal) en la sigla AFSCA, porque cada vez que vamos nos dicen que en Mendoza no pueden resolver nada, que tenemos que ir a Buenos Aires, pero queda lejos, el micro sale dinero y esto nos dificulta aún más la situación”, finalizó.

 

El Estado atiende en Buenos Aires

“Es interesante contar la experiencia desde una provincia, de cuál es el grado de acercamiento al que podemos llegar con el Estado”, inició su intervención Javier Astrada de La Quinta Pata de Córdoba.

“Nosotros hace unos cuantos años que venimos transmitiendo, somos de una camada de radios comunitarias de Córdoba, que nacimos antes de la ley –contó–, medios comunitarios, alternativos y populares que son fruto no solo de las ganas de promover la comunicación y la participación, sino también de las organizaciones sociales y políticas de Córdoba que nos han acompañado de cierta forma para legitimarnos primero como comunicadores y también para poner en nuestras manos muchas veces las luchas que ellos llevan adelante. Esto no es menor, más en una provincia donde todo es más complicado”.

Javier explicó que están interferidos desde hace varios años por un medio privado de una universidad privada que está reconocida por el Estado, ya tiene una licencia de radio y otra de TV desde los años noventa: “la radio actualmente no transmite absolutamente nada más que música, solo tiene un programa semanal, y después solo música y propaganda”, especificó.

Al referirse a la situación particular de su medio, Javier detalló: “como muchos otros medios fuimos creciendo como pudimos y nos sostenemos como podemos. Esperamos el ansiado plan técnico, que se haga en algún momento porque cuesta mucho, sobre todo en nuestros medios, se hace mucho sacrificio para sostenerlos, proyectarse cuando no hay un camino muy claro de parte del Estado. Nosotros tenemos claro el camino pero el Estado no. Recién hace un mes atrás se han abierto llamados a concursos para licencias, no en Córdoba Capital sino en cuarenta localidades de la provincia, en donde se ha presentado uno de nuestros compañeros de Radio La Megafónica de Villa María, que para nosotros es un gusto y un orgullo que los compañeros se presenten y estamos ansiosos para ver qué pasa con esa licencia porque sería uno de los primeros medios comunitarios, alternativos y populares de la Red Nacional de Medios que logre la legalidad del Estado. En este llamado a concurso también hemos visto un poco el paño, como no se hace el plan técnico la información la tenemos que ir recabando nosotros y hemos visto un poco los medios que se han presentado que en su mayoría son privados sin fines de lucro, pero de toda índole, mezclados todos en la misma bolsa, hay muchas radios religiosas, radios de Ong´s, que incluso están trabajando a la par de empresas multinacionales en nuestra provincia, eso marca un poco cómo viene la cuestión de la entrega de licencias”.

En este punto, Javier Astrada reconoció que para un medio comunitario autogestionado y colectivo todo este camino es muy desgastante: “no tenemos la gimnasia de todo el tiempo estar pensando en papeleo, entonces fue como una etapa que nos quemó bastante nuestra imaginación y energía. La primera gestión de la AFSCA nunca nos atendió. Con la segunda coincidimos en que por lo menos ahora nos atienden, podemos sentarnos en un escritorio y quizás tomar un mate, es como si fuera un Estado amigo, pero hasta ahí. Y la sensación que vivimos fue sentir que son muy poco federales los organismos del Estado, diciéndonos que había toda la voluntad de resolvernos el tema de la interferencia, pero la solución siempre está en Buenos Aires. Ante eso nos repensamos como espacio y sumamos a otros compañeros y radios que nos acompañaron en todo este proceso, como parte de la misma lucha, y decidimos volver a poner la energía donde debíamos: en nuestro proyecto de comunicación. Así que volvimos un poco a las raíces y los últimos meses no realizamos ninguna reunión, ni nada con AFSCA, y seguimos caminando el barrio, los territorios, pensando que la legitimidad la tenemos desde hace muchos años, todos los días, cada hora que hacemos una transmisión y ese es nuestro mayor logro”.

De todos modos, Astrada remarcó, al igual que lo hizo Victoria de Giramundo TV, que ellos también van por la legalidad: “sabemos que el poder se va reacomodando y va cambiando y no sabemos qué puede pasar, entonces creemos que somos sujetos colectivos, que venimos garantizando la plena vigencia de esta ley todos los días cuando hacemos comunicación comunitaria, popular, alternativa. Nuestro mensaje es hacia todos los compañeros y compañeras que están en la lucha y decirles que sabemos que contamos con ellos, Y a los compañeros que se están acercando a nuevos espacios les decimos que hay que darle para adelante, trabajar mucho, no hay que perder la noción de dónde pisa uno y con quién construye, esa es la fuerza de nuestros medios, la legitimidad, y que no vamos tampoco a cesar en los esfuerzos para conseguir la legalidad porque creemos que nos la merecemos y  que somos los sujetos que tenemos el derecho a reclamar ser legales y vamos a seguir en este camino”.

 

Enredando vs quietud

Al finalizar su intervención, Antonella Álvarez de FM La Caterva se refirió especialmente a uno de los principales desafíos de la RNMA para este 2014: “si bien en el plano de la legalidad no se ha modificado mucho nuestra situación, sí se ha modificado en lo que es la construcción de nuestros medios y la solidificación de los proyectos comunicacionales desde la Red. Encaramos un desafío enorme para nosotros como es Enredando las Mañanas, que es un programa de radio diario de nuestros medios, y tomamos el desafío de tener una mañana propia, decidimos apostar a la construcción colectiva de un proyecto colectivo que rompa con la competencia, que sea algo de todos y todas”.

En este sentido, Antonella destacó: “Enredando las Mañanas es un poco la contracara de la quietud de la AFSCA”. Como siempre, el trabajo y la construcción colectiva.

 

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Emisión radio RNMA

La comunicación no es mercancia

Canción actual

Título

Artista

Radios RNMA

Background