El modelo de Cristina

Escrito por el 17 marzo, 2008

¿A qué “país más justo”… a qué “economía al servicio del pueblo”, se referirá la presidenta? “Vengo a dar cuenta del Estado de la Nación”, aseveró Cristina Fernández de Kirchner desde el Congreso (1). Su retórica fue contundente: “Este es un modelo de acumulación con inclusión social” (1).
        Vaya oratoria presidencial: exhortar a la banca privada a brindar créditos accesibles; prometer disminuir la pobreza y el desempleo; igualar a desaparecedores y torturadores con “delincuentes comunes (2)”.
        En el discurso de la presidenta la lógica autoritaria buscó en nosotros a sus depositantes. “Y ahora yo les voy a decir la verdad”, pareció afirmar Cristina de Kirchner. Desde su lenguaje, su vestimenta hasta el peinado emanaron verticalismo propio de los gerentes de la plutocracia.
        Tal vez el “paco” homicida en Córdoba, Buenos Aires, Rosario y Santa Fe; los 400.000 adolescentes que no concurren a la escuela media (3); los 850.000 jóvenes menores de 25 años que no trabajan ni  estudian en el país (4)… resulten los indicadores más precisos de ese “modelo de inclusión social”.
        Pero claro: Cristina de “ellos” no habló nada. Vaciados o predestinados a pervivir en la miseria muchos pibes argentinos ni siquiera se anoticiaron que su presidente los considera un objeto.
        “Por eso la tele es el medio para la publicidad por antonomasia”, sostiene Enrique Lynch (5). Y la presidenta oró como una superiora frente a las videocámaras. Ídem cuando concurrió al acto por los 20 años que Hugo Moyano cumplió al mando del sindicato de los camioneros (6).
        “Lo que los opresores intentan obtener es transformar a las masas en un mero espectador. Masas conquistadas, masas espectadoras, pasivas, divididas, y por ello, masas enajenadas”, sentencia Paulo Freire en Pedagogía del oprimido (7).
        Cristina es retórica televisiva y humanitarismo manipulador.
        Mientras 10 millones de argentinos sobreviven con 370 pesos mensuales; en el otro extremo, 20.000 “TOP” ganan 47.000 pesos en promedio cada 30 días (8).
        A qué “país más justo”… a qué “economía al servicio del pueblo”, se referirá la presidenta (6).
        Cristina Fernández es explícita: “Articular la alianza entre el capital y el trabajo”. Esa es su propuesta de “un país más justo para argentinos y argentinas (6)”.
        El intelectual de raíz peronista José Pablo Feimann pareciera responderle a su compañera: “Pero la falacia del “modelo” es tranquilizadora. Permite ver (o hacer creer) que el capitalismo puede cambiar “este” modelo de concentración de riquezas y generación de pobreza extrema por “otro” que contemple más piadosamente las necesidades de los sumergidos. (…) El capitalismo distribucionista siempre tuvo corta vida, dado que el capitalismo no es un sistema de distribución sino de concentración. (…) Digámoslo: no es el “modelo” lo que hay que cambiar sino el sistema (que no es un modelo sino un sistema) de la desigualdad y de la concentración de la riqueza. Y ese sistema es el capitalismo (9)”.
        Aunque Cristina también interpeló a los docentes en su predica del “modelo de acumulación con inclusión social”.
        “No hay peor escuela pública que la escuela pública que está cerrada y no da clases (1) ”, le reprochó la Jefa de Estado a los educadores. Demasiadas huelgas y escasos contenidos, pareció advertir Fernández de Kirchner.
        En Santa Fe la Minis tra de Educación Nélida Rasino fue igualmente terminante: “Necesitamos que se cumplan 180 días de clases en los que no sólo esté el docente dentro del aula, sino también el alumno. Uno enseñando y otro aprendiendo los contenidos que se correspondan con las necesidades de nuestra comunidad (10)”.
        Cabe insistir: las escuelas del libre mercado únicamente enseñan a leer avisos publicitarios y a enviar mensajes por celular.
        Cristina y Rasino son reproductoras del “modelo exógeno” de la pedagogía autoritaria de completar contenidos en un determinado período de tiempo (180 días). Eso sí: son coherentes… Mari o Kaplún explica que la “educación que pone énfasis en los contenidos corresponde a la educación tradicional, basada en la transmisión de conocimientos y valores de una generación a otra, del profesor al alumno, de la élite “instruida”  a las masas ignorantes (11)”.
        Para Cristina hay que “dar clases”. Para Rasino: “uno enseñando y otro aprendiendo los contenidos”.
        En definitiva: hay indicadores sociales y testimonios claves que cuestionan implacablemente las razones y discursos oficiales. Con todo, llevarían horas y páginas interminables poder transcribirlas.
        En Santa Fe entre 1999 y 2003 la deserción escolar alcanzó un índice del 35 al 38 % según el ex ministro de Educación  Daniel Germano. Los pibes de 10 a 18 años fueron los más afectados. En números concretos son más de 110.000 chicos (12).
        Qué habrá sucedido con ellos – cabe preguntarse. ¿Y qué políticas públicas aplicarán Rasino y el gobierno nacional frente a semejante calamidad social?
        Aunque la contestación ya fue dada (“alianza entre el capital y el trabajo); es imperante nuestra intervención. Cómo lograr que el pueblo deje de ser el hazmerreír de los opresores.
        Apréstese que la pelea es dura.
       
        ANDRES SARLENGO
        CONTRAPUNTOS
        FM SERENA 102,1 MHZ
         VENADO TUERTO  SANTA FE
        10 DE MARZO DE 2008  
 
(1)            Anuncios de Cristina Fernández para bajar la desocupación y la pobreza en dos años.  Página 12. Martín Piqué. 02/03/08
(2)            ¿Delito de lesa humanidad igual a un simple robo ? Usted debe una explicación, señora presidenta. Victor Ego Ducrot. APM. 03/03/08
(3)            Hoy comienzan las clases en un sistema marcado por la baja de matrícula. Página 12. Sebastián Abrevaya, 03/03/08
(4)            Jóvenes desempleados. Red Eco. 05/03/08
(5)            La televisión: el espejo del reino. Enrique Lynch. Plaza Janés. Junio 2000.
(6)            Cristina destacó la alianza entre capital y trabajo, en acto de apoyo a Moyano. La Capital.com.  04/03/08
(7)            Pedagogía del oprimido. Paulo Freire. Siglo  XXI Editores. 49º Edición. Junio de 1997.
(8)            Los argentinos y el dinero: ¿Está mal ser rico en nuestro país? Laura Di Marco. La Nación. 24/02/08
(9)            Modelo y sistema. José Pablo Feimann. Página 12. 24/08/02
(10)      “Ahora necesitamos que se cumplan los 180 días de clases”. La Capital. 29/02/08
(11)      El comunicador popular. Mario Kaplun. Lumen Humanitas. 1996.
(12)      Los que no votan. Carlos Del Frade. Postales del sur.net


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Emisión radio RNMA

La comunicación no es mercancia

Canción actual

Título

Artista

Radios RNMA

Background