3J: 5 años

Escrito por el 4 junio, 2020

Como consecuencia de la pandemia y el aislamiento social, preventivo y obligatorio no se pudo realizar la multitudinaria movilización que se replica en distintas ciudades argentinas cada 3 de junio. Sin embargo, este miércoles el grito Ni Una Menos y sus reclamos se escucharon a través de redes sociales, comunicados y pequeñas concentraciones en todo el país.

Compartimos a continuación algunos de los comunicados que se difundieron a lo largo de este miércoles 3 de junio, además del documento del colectivo Ni Una Menos.

Desde la Red de Docentes, Familias y Organizaciones del Bajo Flores, Red de Mujeres y Disidencias de la Villa 21-24 – Zavaleta, Red Feminista de Soldati, Asamblea Feminista Villa 31 y 31 bis emitieron un comunicado bajo el título de: “3J-¡NI UNA VILLERA MENOS!”, en el que expresaron:

Somos red de redes, estamos en emergencia y es ahora. Nosotras, nosotres, quienes nos organizamos todos los días de todos los años, en todas las villas, en todas las crisis. Nosotras y nosotres, trabajadoras, mujeres, travas, trans, lesbianas, vecinas, villeras, indias, migrantes, negras, luchadoras, docentes, militantes, referentas, delegadas, somos la primera línea para enfrentar cualquier crisis, hoy nos enfrentamos a la crisis alimentaria y sanitaria que genera el Covid 19, con las ollas populares que dan calor y alimentan, que se estiran con la solidaridad, con nuestros saberes como promotoras de salud, contra las violencias, como garantes de cuidados comunitarios. Allí donde el Estado es desidia y abandono, están nuestras manos, nuestros saberes y nuestras redes.

Desde el Barrio Mugica – Villa 31 y la Villa 21-24 y Zavaleta reclamamos ¡Justicia por Ramona Medina y Ramona Collante y por todas las muertes evitables! Volvemos a decir, ¡Sin agua y luz no hay ni una menos! En el Bajo Flores, seguimos buscando a las pibas que se llevaron, gritando: ¡Ni encerradas ni desaparecidas, con vida digna todas las pibas! En Soldati, acompañando a quienes sufren violencias, transitan situaciones de consumo, a lxs adultxs mayores, a quienes cumplen como pueden el aislamiento. En este contexto nos organizamos para relevar puerta por puerta a cada vecine, en cada villa, y así evitar que queden aislades sin alimentos, medicación o en situación de violencia.

Nuestras voces se unifican cuando gritamos que las fuerzas de seguridad son parte de nuestros problemas y no la solución, que lo que faltan son políticas públicas que nos cuiden, que la urbanización a donde dicen que llegó, endeudó y no frenó el hacinamiento, que la Canasta Escolar es insuficiente para alimentar a nuestres pibes y no puede pasar a ser mensual, que el Programa Detectar no tiene un protocolo adecuado, que no funciona y que ningún funcionario quiere escucharnos, que las niñeces quedan desprotegidas si sus referentes afectives están contagiades, que la Salud es un derecho que defendemos, que no queremos más discriminación por identidad de género. Nuestras voces se enlazan cuando piden, reconocimiento de nuestros trabajos y saberes, con el impuesto a las grandes fortunas pueden pagarse nuestros haberes. ¡Nuestros derechos no están en cuarentena!

Nosotras, red de redes, encuentro sororo, venimos a decir: ¡NI UNA VILLERA MENOS! Que con hambre no nos podemos aislar, que la prioridad es el agua en toda la Ciudad, y que la emergencia sanitaria que hoy vivimos en nuestras villas tiene que ser prioridad, en recursos y en derechos porque los venimos reclamando hace años con la urbanización e integración de las villas a la ciudad. Que aisladas, igual nos organizamos, que no nos callamos, que queremos conectarnos pero sin internet se profundiza otra brecha, y el derecho a la educación sigue sin ser para todes, que las canastas “nutritivas” son insuficientes y ¡de nutritivas no tienen nada!. ¡La pandemia, es Larreta! Estamos en emergencia, y es ahora.

Desde la Asamblea Trans-Trava-NoBinarie por la Salud Integral denunciaron la extrema vulnerabilidad y abandono de su comunidad al grito de #NiUnaTravaMenos, #NiUnTransMenos,   #NiUneNoBinarieMenos, #NiUnaAyudaMenosEnPlenaCrisisEconomico-Sanitaria

A través de un comunicado afirmaron que la situación es insostenible:

Las políticas de contención de la crisis económico-sanitaria del Estado no llegan a nuestra comunidad porque no visualizan la situación de exclusión absoluta desde la cual partimos para enfrentar esta cuarentena.

La estructural falta de acceso a la vivienda y al trabajo, la imposibilidad de acceder a las estrategias económicas de supervivencia como consecuencia del aislamiento, la precariedad de las redes familiares y de sostén, hacen que las medidas de prevención pensadas como más fáciles de implementar y que solo requieren de la buena voluntad y responsabilidad de la población, para nuestra comunidad sean directamente imposibles.

Muchas personas travestis-trans-no binaries no tienen documentos. Esta es nuestra realidad, y se convierte en la barrera infranqueable de acceso a las políticas de subsidios económicos ejecutadas en este tiempo desde el Estado. Las cuales valoramos y necesitamos con urgencia.

Es evidente el esfuerzo del gobierno nacional por brindar respuestas paliativas para las situaciones de mayor vulnerabilidad. Sin embargo, la exclusión estructural previa de nuestro colectivo no está pudiendo ser sorteada por las burocracias, administraciones, y en definitiva, por decisores políticos”.

En tanto, desde Campaña Nacional contra la Prescripción de los Delitos de Abuso Sexual expresaron: “Sabemos que el Poder Judicial funciona como columna vertebral del Estado en el sostenimiento de la impunidad de los abusadores, revictimizando a les sobrevivientes, limitando las posibilidades de denunciar, encubriendo a los acusados y condenando a víctimas que luchan por justicia.

En este contexto de cuarenta, estamos más expuestas a las violencias sexuales y es aun más difícil poder denunciar, sumado a la falta de acompañamiento psicológico y el círculo del silencio que se da incluso dentro de las propias familias.

Los abusadores nos impusieron la perversidad del silencio antes y ahora el Poder Judicial nos quiere volver a callar.

Por eso, este NI UNA MENOS en particular es donde más necesitamos visibilizar estas violencias y acompañar a les sobrevivientes. Luchamos para que las leyes cambien. Luchamos para que el delito de violencia sexual en las infancias sea equiparado a una tortura. Necesitamos una ley que sea imprescriptible. Los abusos no vencen”

Desde la Secretaría de Mujeres y Géneros del Sindicato de Prensa de Buenos Aires también difundieron un comunicado en el que señalan:

“Nosotras en los medios y en cuarentena seguimos gritando ‘Ni una menos’”: Insistimos, junto a nuestros reclamos en defensa de los salarios y de nuestros puestos laborales, en las siguientes reinvindicaciones: * Compensación económica por parte de las empresas periodísticas para solventar necesidades que genera el teletrabajo, así como el cumplimiento de las medidas de prevención en los lugares de trabajo. * Implementación de licencias pagas al 100% para los casos de atención familiar y para compañeras víctimas de violencia de género. * Actualización salarial urgente que equipare la inflación y pase a convenio de todes les trabajadores. * Aprobación del proyecto de IVE elaborado por la Campaña Nacional por el derecho al aborto y un mayor presupuesto para intervenir frente a esta situación de emergencia. * Ley de Cupo laboral trans. * Capacitación en perpectiva de género en todas las redacciones”.

Finalmente, reproducimos el documento colectivo NiUnaMenos 3 de Junio 2020:

NOS SOSTIENEN LAS REDES FEMINISTAS. VIVAS, LIBRES Y DESENDEUDADAS NOS QUEREMOS

En estos días de aislamiento y de incertidumbre por el futuro frente a la pandemia global, frente al aumento de las violencias machistas, los femicidios, travesticidios y transfemicidios, cuando las compañeras trans y travestis son desalojadas de sus viviendas en hoteles por la voracidad inmobiliaria, cuando lloramos por la muerte evitable de Ramona Medina, compañera militante de la villa 31, cuando exigimos por las niñas que en Santiago del Estero y Corrientes necesitan aborto legal y por las violaciones de niñas y jóvenes, cuando repudiamos la violenciai institucional que sufrieron compañerxs Qom del Barrio “Bandera Argentina” de la provincia de Chaco, venimos a insistir en que nos sostenemos en las redes feministas, internacionalistas y transfronterizas, afrofeministas e indígenas, porque son nuestra fuerza, y desde ahí venimos a insistir que la deuda es con nosotras y nosotres.

Queremos poner en primer lugar la deuda con la historia trágica del colectivo trans, travesti, llena de muertes evitables por la falta de una decisión política, que se resume en tres palabras: treinta y cinco años de promedio de vida. Aún hoy seguimos muriendo en la cama de algún hotel de cuarta, enfermas de injusticia y sin un sistema de salud que nos atienda, mal comidas y mal vividas, en la espantosa miseria a la que nos condenan todos los días por lo que somos.

Hemos pedido, rogado y hasta suplicado al estado argentino que ponga fin a este genocidio. Pero no logramos que nos escuchen. Se conformaron con una ley que nos abrió las puertas a la civilización, pero nadie nos invitó a comer en su mesa. Exigimos el derecho a una vida digna, una vida en paz, al fin y al cabo… ¡una vida! Necesitamos políticas públicas concretas, no parches, ni salidas de urgencia, exigimos todos los derechos que nos negaron: salud, educación, vivienda y trabajo. Llegó la hora de empezar por las últimas, ¡cupo Laboral Trans/travesti ya!

Porque la deuda es con nosotras y nosotres exigimos que se apruebe de manera urgente el impuesto a las grandes fortunas y que se investigue la deuda externa, fraudulenta e ilegítima, porque queremos que la crisis la paguen los responsables del saqueo y del endeudamiento de los últimos años de políticas neoliberales, los bancos y las empresas beneficiadas por el agronegocio que envenenan nuestros territorios. Las mismas que hoy presionan con despidos y suspensiones para levantar la cuarentena y no resignar ni un ápice de sus millonarias ganancias. Si no, ¿quién va a pagar la crisis desatada por este nuevo virus cuyas causas sin duda hay que buscarlas en la depredación del planeta por la ambición capitalista? Para que la tierra y nuestros cuerpos dejen de ser territorio de conquista, para que las semillas y el agua sean un bien común, para poner en el centro la vida decimos ¡Ni Una Menos!

Lo que nos muestra esta crisis es que las violencias que venimos denunciando hace años se profundizan y tirar abajo el patriarcado se torna innegociable. Lo que estamos viviendo no es más que la muestra más visible de un sistema heterociswinkapatriarcal que se sostiene con la descarga cada vez más brutal de explotación sobre nosotres. Por eso sentimos esta crisis, que es económica, sanitaria, habitacional y ecológica, en la sobrecarga del trabajo doméstico en las casas y del trabajo territorial. El 90% de los espacios comunitarios que tienen a cargo la alimentación de les vecines son sostenidos por mujeres. Mientras las entidades financieras triplicaron ganancias millonarias en los últimos meses, se triplicaron las tareas comunitarias. ¡Por eso necesitamos una reforma tributaria ya! Reclamamos políticas públicas de alcance territorial y presupuesto adecuado y planes de vivienda con perspectiva de género y etnicidad que garanticen el pleno acceso a este derecho para todxs, para lxs que estamos en las villas y en los barrios, en situación de calle y en riesgo de estarlo, para lxs internadxs, lxs presxs, y otrxs en situaciones de encierro, ¡ahora! Queremos que se haga efectiva la prohibición de desalojos, que se discuta una nueva Ley de Alquileres, que se suspendan los despidos en todo el territorio y que no salgamos más endeudades de esta crisis por cubrir necesidades vitales. Porque la cuarentena sin acceso a Internet es aislamiento, exigimos la plena democratización de la tecnología entendiendo que en esta era la conectividad digital es un derecho humano.

Sentimos la sobrecarga las docentes y las enfermeras, las cuidadoras domiciliarias y las que debemos ahora entrenarnos en el teletrabajo. Lo sabemos las viejas que sufrimos una discriminación histórica, pero hoy se ve aún más acentuada, porque este sistema productivista, capacitista y machista nos posiciona al final de las jerarquías de las vidas que merecen ser vividas. Lo sabemos las trabajadoras de la economía popular que seguimos sosteniendo comedores y merenderos en los barrios, las tareas de cuidado se acumulan, sin ser reconocidas ni remuneradas, sin que se respeten nuestros derechos laborales. Somos las que tejemos redes y acompañamos. A nuestros espacios recurren mujeres víctimas de violencia, se hacen talleres, se brinda asistencia, se da apoyo escolar, se vacuna, se festeja, se hacen velorios. Hoy gritamos fuerte, todas juntas, porque no queremos llorarnos, queremos festejarnos. No queremos aplausos para quienes ponen el cuerpo, queremos salario universal y derechos contra la precarización de nuestras vidas. Nosotras, las trabajadoras esenciales, queremos salarios dignos que no nos obliguen al pluriempleo porque nuestra precariedad es la precariedad también de las políticas públicas que hoy atienden a la población más expuesta al contagio. Queremos derechos para las trabajadoras sexuales. Exigimos políticas integrales para personas en situación de explotación sexual que garanticen el derecho al trabajo. Exigimos el pleno cumplimiento de la ley de cupo laboral de personas con discapacidad en el empleo público. Queremos niñeces trans contenidas con amorosidad y derechos. También las migrantas y disidencias migrantes debemos ser incluidas dentro de las ayudas gubernamentales: es fundamental que el IFE llegue también a las familias migrantes, así como la AUH y el AUE sin restricciones, muchas de nosotras somos madres y estamos a cargo del cuidado de nuestras familias. ¡Somos sujetes de derechos de los países que habitamos! Seguimos exigiendo la derogación del DNU 70/2017 antimigrante, así como la reunificación de las familias que fueron separadas a causa de este decreto y exigimos la regularización migratoria urgente. ¡Ni una migrante menos!

En las villas, donde están explotando las cifras de contagios, seguimos con las mismas urgencias. Necesitamos que se tome como prioritario lo que está pasando en las barriadas y territorios. No es un gobierno particular, es una violencia racista que es estructural e institucional. Nosotras estamos harta de llorarnos. ¡Ni Una Ramona Menos! Para eso hay que hablar de Ramona y de su feminismo villero, de los días que pasó sin agua, de su fuerza militante que la llevó a denunciar, a exponerse, a tramar con otres. Y por eso ahora conocemos su nombre. Como conocimos el de Beatriz Mechato Flores, la vendedora ambulante migrante que murió escapando de la cotidiana persecución de la Agencia Gubernamental de Control de Lunesse (ex UCEP) y de la policía porteña de Horacio Rodríguez Larreta para que no le saquen su mercadería, apenas empezada la cuarentena.

Para hacer realidad la consigna Ni Una Menos, reclamamos que se apruebe la Emergencia Nacional en Violencia de Género. Queremos 100 mil promotoras en prevención de violencia, para que se reconozca y se remunere el trabajo de acompañamiento que día a día realizamos, siendo un nexo con los dispositivos del Estado que son los que deben dar respuestas. También reclamamos por las promotoras rurales que llegan a los territorios donde el Estado no llega. Por la independencia económica y habitacional, por una red de refugios en todo el territorio. Urge que en los Comité de Crisis incorporen la perspectiva de género y el trabajo de las promotoras. Que se intervenga en los territorios garantizando derechos, antes que desplegando fuerzas de seguridad.

Reclamamos mayor presupuesto para el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Sabemos que la violencia machista se incrementa en cuarentena: el confinamiento se convirtió en un infierno para miles que deben pasar las 24 hs del día con sus agresores. Exigimos la protección para las mujeres, trans, travestis, lesbianas y no binaries, mujeres con discapacidad e hijes víctimas y el aislamiento de los violentos. Seguimos pidiendo acompañamiento, que se tomen las denuncias, que les profesionales que nos atienden estén capacitades, no nos presionen y no nos expongan. No queremos instituciones patriarcales que nos juzgan y revictimizan. Queremos poder sentirnos seguras cuando pedimos ayuda. Por eso seguimos luchando contra la justicia heterocispatriarcal, y no nos olvidamos los disciplinamientos que ejercen sobre nuestras libertades, seguimos firmes alzando nuestra voz por Higui, Marian Gómez y Luz Aime. ¡Ni una menos!

Porque la deuda es con nosotras y nosotres, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito ha cumplido quince años de militar su proyecto de IVE y exigimos su aprobación ¡ya! y saque de la clandestinidad de una vez a todas a las decisiones vitales que solo nosotras y nosotres podemos tomar sobre nuestros cuerpos. Decimos ¡Ni Una Menos! porque ya no se puede tolerar que se tome a las infancias de rehenes para que sigan gestando como si fueran incubadoras, porque el chineo sigue siendo la forma en que el patriarcado colonial ejecuta de forma más brutal, la dominación sobres las niñas y adolescentes indígenas, porque la Interrupción Legal del Embarazo ya es un derecho y nadie se los puede negar, ni en Santiago del Estero ni en Corrientes, que tienen que suscribir ¡ya! el protocolo de ILE, ni en ningún otro territorio, hospital o centro de salud. El aborto es una cuestión de salud pública y no pueden seguir muriendo personas con capacidad de gestar por no acceder a este derecho.

Queremos respeto a la autonomía e integridad de los cuerpos gordos, patologizados y estigmatizados desde la infancia. Queremos acceso a la salud sin violencia: basta de discriminación, no somos un índice ni un riesgo.

Exigimos la implementación de la Ley Nacional de Talles: vestirnos no puede ser un privilegio, nuestro cuerpo no puede ser castigado económicamente por su diferencia.

Afirmamos el derecho de todas las personas intersex a la integridad corporal, a la verdad y la reparación. Exigimos el cese inmediato de todas las formas de violencia médica contra los cuerpos intersex y el acceso de todas las personas intersex a nuestras historias clínicas, nuestras partidas de nacimiento y a la cobertura de salud. La diversidad corporal no es una patología a ser tratada, curada o eliminada.

Para que la prevención de la violencia machista sea efectiva y sostenida en el tiempo, exigimos que la Educación Sexual Integral tenga perspectiva feminista y no se frene por el poder de lobby de las Iglesias y los dogmas fundamentalistas. Y nos pronunciamos contra los golpes de estado en Bolivia y Honduras, contra el terrorismo de estado asesinando a lideresas y líderes sociales en Colombia y contra la fascistización de la política en Chile, Brasil y Ecuador. Exigimos libertad inmediata a Milagro Sala, Mirta Guerrero, Graciela López, Gladys Díaz, Patricia Cabana, María Condori, Adriana Condori, Mirta Aizama y Angelina Lesieux. Con presas políticas no hay democracia. Libres las queremos. No más presas por luchar.

Las mujeres, lesbianas, travestis y trans cuidadoras que cultivamos marihuana para la salud, no queremos que se nos criminalice ni a nosotras, ni a nuestras plantas. El cannabis es esencial en tiempos de pandemia donde nuestra única forma de acceder a nuestra medicina es autocultivo. Solicitamos su adhesión en la ley 27350 ¡ya!

Reclamamos que ni una mujer más sea separada de sus hijes por su condición de discapacidad y que se garanticen lxs asistentes de apoyo a la maternidad cuando sea necesario. Exigimos que no se permita ni una sola esterilización forzosa más contra mujeres y niñas con discapacidad. Tenemos derecho a elegir si queremos o no ser madres. Exigimos ser tenidas en cuenta en la ESI que comprenda las perspectivas de género y discapacidad. Reclamamos que las medidas para protegernos de la violencia machista tengan accesibilidad.

Necesitamos poder acudir por ayuda y encontrar lenguaje sencillo, que las apps sean accesibles con lectores de pantalla y que haya servicios de videollamadas con intérpretes de lengua de señas y toda vía de comunicación alternativa para que ninguna se quede fuera. Muchas para maternar y colaborar con sus hijes en las tareas escolares se encuentran con materiales inaccesibles. No queremos ser invisibilizades, asexuades ni anulades.

Cuando decimos que vivas, libres y desendeudadas nos queremos, sabemos que otras gargantas se tensan en el mismo grito y eso nos da fuerza, nos estimula el deseo, nos ofrece la certeza de que vamos a cambiarlo todo. Que somos capaces de parar el mundo en huelgas feministas que trascienden las fronteras y se extienden desde las montañas del Kurdistán hasta las selvas tropicales de nuestra Abya Yala, haciendo visible que nuestra potencia y nuestros trabajos sostienen el mundo y que queremos y exigimos que gire en otro sentido, contrario a la extracción capitalista, contra el racismo estructural e institucional, la xenofobia y de los clasismos que ahora agitan la pandemia, contra las operaciones financieras que expropian nuestro tiempo, nuestro alimento, nuestra salud. Por esto, abrazamos a nuestrxs hermanxs afroamericanxs y latinxs que se han levantado contra el racismo y el fascismo en Estados Unidos para decir ¡ya basta!. Queremos y estamos construyendo, con estas redes feministas, un mundo otro en el que todas las existencias tengan espacio, en el que la memoria viva de nuestras ancestras, de las luchadoras de otros tiempos, nos renueve la fuerza y la imaginación, en el que las niñeces y las vejeces sean dignas, sin violencias ni estereotipos, y en el que podamos pensar las crianzas y los cuidados como una relación recíproca y comunitaria. Hoy tenemos que salir con la boca tapada, pero nada tapa nuestro grito y las muchas maneras de decirlo: Ni una travesti menos, Ni una trans menos, Ni una trabajadora menos, Ni una trabajadora sin salario menos, Ni una afro menos, Ni una indígena menos, Ni una migrante menos, Ni una negra menos, Ni una villera menos, Ni una sin tierra, Ni una sin vivienda, Ni una muerta más por aborto clandestino. Y todas las otras maneras en que esta consigna que se convirtió en un movimiento de transformación en cada territorio, en cada lugar de trabajo, en cada casa, en cada lugar de estudio y de activismo pueda ser dicha. Decimos Ni Una Menos, vivas, libres y desendeudadas nos queremos y lo decimos juntas y juntes. Decimos, hoy más que nunca, que las redes feministas, transfronterizas, afrofeministas e indígenas, son nuestra fuerza.

Firmas: .

Nora Cortiñas – Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, Colectivo NiUnaMenos, Feminismo Villero La Poderosa, Colectivo NiUnaMigrante Menos, Colectivo Intersex Plurinacional, Movimiento Trans Nadia Echazú, Grupo Matamba, Columna Antirracista, Asamblea Feminista Villa 31 y 31 bis, Red de Mujeres y Disidencias de la Villa 21-24 y Zavaleta, Red Feminista Villa Soldati, Feministas de Abya Yala, Movimiento Peronista Trans, No Tan Distintas, Mujeres y Disidencias en Situación de Calle, Mamá Cultiva Argentina, Socorristas en Red – Feministas que abortamos, Colectivo Feminista La Revuelta – Neuquén, Colectiva Comarcal, NiUnaMenos – Bolsón, NiUnaMenos – Mendoza, NiUnaMenos – Santiago del Estero, NiUnaMenos – Chaco, NiUnaMenos – Moreno, NiUnaMenos – Fiorito, Movimiento Nacional Campesino Indígena- Vía Campesina, Unión de Trabajadorxs de la Tierra (UTT), Asamblea Popular Feminista, Grupa Evita Capitana, Inquilinxs Agrupadxs, Católicas por el Derecho a Decidir, Centro de Estudios Legales y Sociales, Actrices Argentinas, Colectivo YoNoFui, CTA Autónoma, ATE Nacional, CTA de les Trabajadores., APA-Asociación del Personal Aeronáutico, CTERA-Confederación de Trabajadores de la Educación, CONADU-Federación Nacional de Docentes Universitarios, SIGURA AMGTAD- Sindicato de Guardavidas Unidos de la República Argentina, SUTEPA- Sindicato Unido de Trabajadores y Empleados de PAMI, AGTSyP- Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, Frente Telefónico, ATE Capital- Asociación Trabajadores del Estado Capital, CTA Unificada Seccional CABA, Federación Judicial Argentina, Asociación de Empleades Judiciales de CABA (AEJBA), Secretaría de Género de Aeronavegantes, SiPreBA, sindicato de Prensa de Buenos Aires, FATPREN, Federación Argentina de Trabajadorxs de Prensa, Federación Nacional de Docentes, Investigadorxs y Creadorxs Universitarixs (CONADU HISTORICA), Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadorxs de la CGT, UTEP – Secretaría de Géneros y Diversidades, AMMAR (Sindicato de Trabajadorxs Sexuales de Argentina), Asociación Argentina de Actores, Colectiva de Intervención Ante las Violencias (CIAV), Bardo – Colectivo contracultural, Emergente – UBA, Atrapamuros – Organización popular en cárceles, Contragolpe, Vamos terciarios, La Mella – Corriente Universitaria Nacional, Lobo Suelto – Secundaries, La Martí, Punto de Fuga, Movimiento de Unidad Secundaria (MUS), Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB), Centro de Estudiantes del Normal No.7, Lupas – Humanidades UNLP, Comisión de géneros y diversidades del MTL, Mala Junta – VAMOS, MTE- Movimiento de Trabajadorxs Excluídxs, Organización Libres del Pueblo (OLP), Feminismo Popular y Disidente – MP La Dignidad, Encuentros de Feminismo Popular, Frente Popular Venceremos, Siembra – Feminismos, socialismo y buen vivir, Mujeres Nuevo Espacio de Participación (NEP), Abriendo Caminos, Puebla, Corriente Clasista y Combativa – CCC, Avanza, La Cámpora, Agrupación Eva Perón, PJ, Todas con Cristina, Kolina, El Hormiguero, Chana, Frente de géneros y diversidades Lxs Irrompibles, Frente Nacional Mujeres Irrompibles Géneros y Diversidad, Frente de Mujeres y Diversidad Psol, Pingüinos, Buenos Aires 3D, Corriente Nacional de la Militancia La Simón Bolívar, 26 de Julio, Miles, Descamisadxs, Nuevo Encuentro, Peronismo por la Ciudad, Unidad Desobediente, Todxs Somos Patria, Las Piqueteras, Frente Renovador, Frente Patria Grande, UYO, Peronismo Militante, Liberación Popular, CR al frente, Frente Social Peronista, Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie- Marea Feminismo -Popular y Disidente, Partido Comunista Revolucionario- Juventud Comunista Revolucionaria, La Colectiva, corriente política y social, Fuegas feminismo disidente, Mala Junta- Nueva Mayoría, Corriente Lohana Berkins, Partido Comunista, Red por Buenos Aires, Tejiendo el Barrio, La Nelly Omar, Organización Barrial Túpac Amaru, Géneros Micaela García/Grupo Bicentenario, Oleada Feminista, Movimiento Mayo, Corriente Peronistas 13 de Abril, Frente Popular Darío Santillán, Pueblo en Marcha, Federación Tierra y vivienda, Frente por la Igualdad, El Sur no espera, Las Martinas, Presentes, Tres Banderas, Proyecto Generar, Red por los derechos de las personas con discapacidad (REDI), Federación Argentina de instituciones de ciegos y ambliopes (FAICA), Orgullo Disca, Campaña por la Emergencia en Violencia contra las Mujeres, Casa El Mate, Club Social y Deportivo La Medrano -Palermo, La Disidente, Orilleras, Victoria ER, Cátedra género sexualidades y DDHH de la Universidad Nacional de la Patagonia UNSJB sede Puerto Madryn, Cladem Chubut, Mujeres cannábicas, Las Marías, feministas del Cono Sur, Frente provincial “Mujeres movimiento Evita Entre Ríos“, CTA de lxs trabajadores – Mesa Villaguay, Asociación civil Gisela López. Santa Elena Entre Ríos, Comunidad Indígena: “Escuela Popular Charrúa a Etriek de Villaguay Entre Ríos“, Radio Comunitaria e Indígena “La Redota” Villaguay Entre Rios, Asociación Civil sin fines de lucro “Renacer Social Villaguay Entre Ríos, Movimiento “Mujeres en Círculo” Villaguay Entre Ríos, Secretaría de igualdad de género y oportunidades Cta de los trabajadores Entre Ríos, Fundación S.O.S Comunidad, COMUNERAS FDT CABA, Colectivo de Mujeres Organizadas de Corrientes, Frente Grande Chaco, Frente de Mujeres de la Martín Fierro, Colectivo Feminista de Santo Tomé, Colectivo de Mujeres Peronistas, Libres Feminista, Corrientes, Paso de los Libres, AMAPEPYP 7 de agosto, Asoc Mutual de Ayuda al Personal de Empleados Públicos y Privados 7 de Agosto, RIDACOS Red de integración de los actores de la economía social, FACEIM federación argentina de cirugía educación e investigaciones médicas, Corriente crítico feminista “la ría “, Red de defensoras del ambiente y el Buen Vivir, Asociación Ciudadana por los derechos humanos, Colectivo Proponemos Literatura- Escritoras a favor del aborto legal, Espacio para la Memoria y Promoción de los DDHH ex CCDTyE “Club Atlético”, Mujeres x Mujeres de Tucumán, Centro de Estudiantes del profesorado Mariano Acosta, Centro de Estudiantes del profesorado Normal 1.

 

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Emisión radio RNMA

La comunicación no es mercancia

Canción actual

Título

Artista

Radios RNMA

Background