COSAS QUE PASAN EN LAS REDES: GROOMING Y SEGURIDAD

Escrito por el 29 julio, 2020

En la columna de RedEco para el Enredando las mañanas del miércoles 29 de julio, “Cosas que pasan en las redes”, reflexionamos sobre el grooming y la seguridad en redes sociales.

En Rosario, hace un par de días comenzó un juicio oral a un varón de 38 años por grooming, esto es, por acoso y abuso de menores de edad a través de internet. En este caso, fue acusado por ocho hechos, fue imputado por crear falsos perfiles Facebook para contactar a víctimas de entre 12 y 17 años y reclamarles imágenes de contenido pornográfico infantil, mediante diferentes engaños. Los delitos los cometió entre 2014 y 2017. Como cuenta una de nota de Página 121 sobre este tema, para dar un ejemplo, una de las acusaciones es que en 2017 contactó a una chica de 15 años utilizando un primer perfil de la red social Facebook con el que entabló una relación de confianza, incluso hasta hacerle creer que eran novios, para luego pedirle fotos de contenido pornográfico, a lo que la adolescente se negó. Ante ello, la conectó usando un segundo perfil haciéndose pasar por la prima del primero, e insistiendo con las fotos. Cuando obtuvo las imágenes creó un tercer perfil y las publicó, para luego amenazarla y extorsionarla.

Este caso es importante porque es la primera vez que se llega a un juicio oral por este tema. A su vez, lo que recién contamos es solo un ejemplo de algo que ocurre con demasiada frecuencia, y aún más en cuarentena porque también aumentó el uso de internet en un 35%.

La organización Chicos Net, que trabaja con estas temáticas, publicó en su página web (www.chicos.net) una nota escrita por Andrea Urbas2, una de sus directoras, en la que recopilan información interesante de expertas y expertos en este tema.

Las cifras muestran que la distribución de materiales de abuso sexual infantil se cuadruplicó durante el aislamiento, a partir de abril, a nivel global.

También dicen que en la mayoría de los casos estos materiales son producidos a través de violaciones perpetradas por una persona cercana al niño o niña que es víctima de abuso sexual, y que en muchos casos se da en el nivel de lo intrafamiliar. Según datos de la campaña #EnCasaSinViolencia de UNICEF, en el 77% de los casos de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes, el agresor es un familiar o alguien de su entorno cercano y en el 50% sucede dentro de su propio hogar o de un familiar. Con el aislamiento social, el riesgo es aún mayor.

Los casos de grooming no son tan frecuentes, pero sí tienen consecuencias graves en el mediano y largo plazo. En Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las denuncias por grooming casi que se triplicaron durante la cuarentena: fueron 10 en marzo, 17 en abril y 27 en mayo, según la fiscal Daniela Dupuy de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas (UFEDyCI) entrevistada por Chicos Net.

Otro dato que nos lleva a reflexionar es que, tanto en los casos de grooming como de difusión de material de abuso sexual, a nivel global el 82% de los adultos que engañaron a los niños eran hombres, el 9% mujeres, y en el 9% restante no fue posible determinar el género del agresor. A su vez, en el caso de aquellos niños que son víctimas de engaños en línea, el 78% de las denuncias involucran a niñas y el 15% a varones menores.

Todas estas violencias dejan daños profundos y perdurables en las víctimas. La difusión de materiales de abuso agrava incluso esta situación porque perpetúa la revictimización de niños y niñas cada vez que se vuelven a ver las imágenes de su abuso. Otro aspecto es que el aumento de la circulación de estas imágenes en Internet significa que hay demanda, es decir que hay un negocio atrás, no se trata de personas aisladas.

Si bien la mayor parte de las imágenes que se trafican son a través de la llamada deep web o en plataformas peer to peer, y que a medida que los contenidos se detectan, se eliminan, el delito encuentra nuevas maneras. También aparecen plataformas como TikTok, que aumentó las descargas en millones de usuarios en los últimos meses, y que en 2019 fue multada con seis millones de dólares por recopilar datos de niños y niñas y por ser “un terreno” para el abuso de menores. Como señalan en esta nota publicada en Perfil3, la mayoría de los usuarios de TikTok son menores y las personas que los contactan se hacen pasar por menores, los contactan y les dicen que les gustan los videos en los que salen cantando o bailando y después les piden más material.

En el relato también se incluye la aparición de etiquetas que incitan a los menores de edad a buscar en Internet algunos términos específicos y los llevan a páginas con contenido sexual. Se detectó que esto fue creciendo y que son sugerencias automáticas de TikTok, elaboradas a partir de algoritmos que identifican los videos que demandan repetidamente los chicos. En otros casos, la mecánica del engaño implica desafíos virales de los que participan supuestos menores o contactos directos de usuarios desconocidos.

¿Qué podemos hacer frente a estas formas de violencia?

Por una parte, es fundamental la ESI (Educación Sexual Integral), prevenir y empoderar, que los chicos y chicas reconozcan que están en una situación de violencia y que no la naturalicen. En esta línea, Chicos.Net trabaja un montón de herramientas y dicen que es muy importante dialogar, conversar, establecer vinculos de confianza con los hijos y las hijas. Estas situaciones de abuso están basadas muchas veces en pactos de silencio, entonces un aspecto importante es que desde la primera infancia puedan identificar entre “secretos buenos” y “secretos malos” y a reconocer las partes íntimas de su cuerpo como tales. Cuando empiezan a tener un uso más independiente de los medios digitales, es crucial hablar con ellos y ellas sobre los eventuales riesgos que pueden afrontar. Entre las recomendaciones esenciales de Chicos.Net se encuentran fomentar que tengan cuentas privadas en las redes sociales, que no publiquen datos sensibles y que no acepten interactuar con personas que no conocen en los juegos en línea.

Otra manera de contribuir a poner fin a este tipo de violencias es denunciar cuando sabemos o sospechamos de un caso, para que las personas que perpetúan estas prácticas no sigan actuando de manera impune. En nuestro país son varios los canales para encontrar asesoramiento o para efectuar una denuncia en casos de sospecha de vulneraciones graves de derechos en la niñez. Algunos de ellos son:

  • Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires. 0800 33 347225 (24 hs); o denuncias on line ingresando a www.mpfciudad.gob.ar, o enviando mail a denuncias@fiscalias.gob.ar
  • Equipo Niñ@s, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Línea telefónica gratuita (las 24 horas, los 365 días del año) 0800-222-1717 o correo electrónico a equiponinas@jus.gov.ar
  • Línea 137 de Ayuda y atención a víctimas de violencia familiar y sexual, o mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000
  • Ministerio Público Tutelar. WhatsApp (todos los días de 8 a 20 horas) 15-3637-3727/15-7037-7037. Teléfono: 08001227376
  • Grooming Argentina. WhatsApp (las 24 horas) 011-1524811722
  • Línea 102: línea de atención gratuita a niños, niñas y adolescentes. Brinda un servicio telefónico gratuito y confidencial de escucha, contención y orientación ante situaciones de vulneración de sus derechos.
Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Emisión radio RNMA

La comunicación no es mercancia

Canción actual

Título

Artista

Radios RNMA

Background