La respuesta siempre es reprimir

Escrito por el 10 abril, 2020

El COVID-19 ha demostrado que no distingue entre estados del primer mundo o subdesarrollados, los mecanismos de represión tampoco y es el método elegido por los estados para “controlar” el cumplimiento de la cuarentena, sin tomar en cuenta el contexto de cada territorio, las necesidades, las problemáticas, etc. Emitir una reglamentación general fue la solución teórica, instrumentar a las fuerzas de seguridad colmadas de prácticas represivas el camino.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación recibe alrededor de cincuenta denuncias diarias por hechos de violencia estatal desplegados por fuerzas de seguridad provinciales y federales (Gendarmería) en todo el país: extorsiones, amenazas, cobro de coimas, intimidaciones con uso de armas, ingresos violentos a domicilio y hasta, por supuesto, golpes y golpizas. Este escenario se repite en el mundo, como ha sucedido siempre, el sistema capitalista y la represión es la misma siempre.

En Perú legalizan la muerte a manos de la policía

Hace una semana se conoció que el gobierno peruano, a través de una ley, eximió de responsabilidad penal a los militares y policías que hieran o maten gente mientras patrullan las calles para hacer cumplir la cuarentena nacional obligatoria por el coronavirus. Literalmente el texto dice que: “Está exento de responsabilidad penal el personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú que, en el cumplimiento de su función constitucional y en uso de sus armas u otro medio de defensa, en forma reglamentaria, cause lesiones o muerte”.

Hasta ahora Perú tiene 1209 casos de personas infectadas y 86 fallecidos por coronavirus, alrededor de 50000 personas detenidas porviolar la cuarentena, y pocas medidas sociales que apunten a balancear un escenario que deja un enorme hueco en las economías más vulnerables. La aprobación de esta ley se va al extremo de las medidas restrictivas pues da carta blanca para el accionar de las fuerzas del orden, un escenario que preocupó incluso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha observado: “La CIDH expresa seria preocupación ante la promulgación de una Ley que modifica el Código Penal disponiendo eximir de responsabilidad a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional que, en uso de sus armas u otro medio de defensa, cause lesiones o muerte”.

Organismos de derechos humanos de Perú remarcaron que esta ley no es nueva, sino que se utiliza el contexto para aprobarla, pero que fue presentada mucho antes de la pandemia y desestimada por lo violatoria de derechos humanos que era.

Otra medida que aplicó el gobierno peruano y que destaca el carácter binario y discriminatorios del Estado, fue separar por “sexo femenino y masculino” los días para salir: “Lunes, miércoles y viernes solo saldrán los varones. Mientras que martes, jueves y sábados, solo mujeres. El domingo será restringido para todos”, se indicó hace una semana en una conferencia de prensa desde Palacio de Gobierno. Y aclaró -por si fuera necesario- que “la persona que tiene características de hombre es hombre y si tiene características de mujer debe ser tratada como tal”, sin embargo hubo denuncias desde los colectivos LGTBI de actos homófobos, e incluso circularon videos en las redes sociales donde policías detienen a personas trans y lxs obligan a decir la frase: “quiero ser un hombre” y a hacer ejercicios físicos, humillando al punto de la tortura. Hubo tantas denuncias al respecto que el Ministerio del Interior tuvo que salir a aclarar que los policías tienen “la orden expresa de no cometer discriminación contra personas trans”.

Además en el día de hoy el Gobierno de Perú decretó que “los días 9 y 10 de abril, Jueves y Viernes Santo, respectivamente, la inmovilización social obligatoria regirá en todo el territorio nacional durante todo el día.”

A pesar de las medidas restrictivas del gobierno de Perú, la salud parece no ser importante realmente, solo el control y la militarización. Muestra de esto es una denuncia que se ha viralizado a través de un video, muestra una ambulancia que ha dejado a un enfermo de Covid-19 en medio de la calle frente a la policía. En el video se puede ver a la persona enferma, tosiendo, y a la policía a más de 10 metros, abandonando al hombre en medio de la calle.

En Perú se han registrado 2.561 casos de coronavirus en el país y  107 fallecidos.

Estado Español: Crecen las muertes por coronavirus y las denuncias por abuso policial

Las denuncias sobre casos de abuso policial en medio de la emergencia del coronavirus se multiplican desde todos los puntos del Estado Español. Se han reportado casos en las calles, en domicilios particulares, contra personas con discapacidad, etc.

La organización de Derechos Humanos SOS Racismo con sede en Bilbao, destacó que la represión policial va en aumento, citando por ejemplo un video recibido de la policía entrando en la casa de una familia gitana, sin orden judicial, agrediendo verbalmente a las personas que estaban en la casa. Otro video que llegó a la organización muestra cómo la policía agrede a un joven discapacitado en plena tarde, mientras la madre del joven indica que tiene problemas mentales. En el informe policial luego de la detención indicaron que un policía fue agredido, negando los hechos denunciados de un video grabado desde un balcón.

“El contexto actual no puede servir para que se incrementen las paradas racistas ni para que se justifique ningún otro abuso hacia colectivos que ya están en situación de vulnerabilidad”, indica al medio español Público, Paula Guerra, presidenta de SOS Racismo Madrid, al ver como en los barrios migrantes de la ciudad se vio un enorme despliegue policial con camionetas y personal uniformado fuertemente armado. Prueba de esto fue un testimonio de unx vecinx del barrio madrileño Lavapiés, una zona donde viven muchas familias migrantes. En el relato indica cómo la policía detiene a un joven marroquí que caminaba por la calle, lo llevan de manera violenta sin explicación. Al rato el joven aparece rengueando, llorando y vomitando de los nervios por lo que le acababa de suceder.

La iniciativa SOS Racismo está recogiendo denuncias y asesorando al respecto. Una organización de País Vasco publicó una guía de autodefensa para hacer frente a las situación de violencia y arbitrariedad policial que está sucediendo en el marco del estado de emergencia y que comienza a funcionar bajo la presunción de que “ cualquier persona que se encuentran en la calle es sospechosa y delincuente, como si este estado de alarma les otorgase algún tipo de potestad para comportarse de esa manera”.

El Estado Español actualmente reporta un total de 84 647 infectados por COVID-19 y las muertes ya son 14045, siendo el segundo país en el mundo con más fallecidos después de Italia.

Chile: de la represión contra el levantamiento popular, a la represión por el coronavirus

El pueblo chileno lleva meses luchando contra el sistema neoliberal que lxs asfixia desde hace mucho tiempo, demasiado. Ese levantamiento, ejemplo para una América Latina herida de capitalismo neoliberal, tuvo grandes victorias pero también sufrió una brutal represión que dura hasta hoy y que se encuentra con una continuidad del escenario amparado, como sucede en todos lados, por el “estado de emergencia” que produce esta pandemia mundial del COVID-19.

Entre muchas denuncias la de la población de Villa Francia en Santiago de Chile, donde mientras había barricadas policiales y muchos hechos de represión, una joven de 20 años, embarazada, fue brutalmente golpeada por la policía cuando volvía a su casa de comprar en la despensa. Luego fue llevada detenida, se descompuso en el móvil y comenzó a sangrar, en ese momento los policías se burlaron de ella, la llevaron a un hospital donde fue nuevamente violentada física, psíquica y verbalmente, luego llevada a la comisaría donde recién notificaron al padre de la joven, quien fue a buscarla.

Valentina ahora se encuentra internada, fue llevada por su familia, al mismo centro asistencial donde fue maltratada al amparo policial, por dolores en su estómago y sangrado constante. Allí le indicaron que había perdido su embarazo, pero no quisieron informar el porqué. Valentina fue víctima de la represión del estado chileno, y de muchas otras formas de violencia más, por su condición de mujer pobre.

En Chile hoy hay 4175 personas positivas de COVID-19 y 43 fallecidos.

La respuesta siempre es reprimir

Los casos citados son sólo una mínima muestra de lo que ocurre a lo largo y a lo ancho del mundo en este momento tan particular, la respuesta es clara, reprimir para “cuidar”, sobre todo en los sectores más vulnerables, por sobre informar e idear soluciones que abarquen las situaciones particulares de cada territorio, contexto, o realidad.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Emisión radio RNMA

La comunicación no es mercancia

Canción actual

Título

Artista

Radios RNMA

Background